Luis Castro No hay comentarios
hombre que supo dar testimonio de vida al trabajador

Su visión humanista, el secreto de su éxito

El trabajador ha de ser plenamente humano dentro de la empresa si también quiere serlo fuera de ella;

Lorenzo Servitje Sendra

El hombre trabaja para allegarse todo lo que necesita para subsistir.  El hombre trabaja, como se dice comúnmente, para ganarse la vida.

El desinterés y la indiferencia son fenómenos frecuentes en las empresas.

Sin duda uno de los retos mas grandes de los dirigentes en la actualidad son estos dos fenómenos: el desinterés y la indiferencia, es muy común escuchar este tipo de quejas por parte de los jefes relacionadas con estos dos fenómenos.

El trabajador del conocimiento no esta dispuesto a tolerar los jefes que denigren o dañen a la persona, se siente libre de tomar decisiones por el empoderamiento que le da el conocimiento, no siente miedo a ser despedido, mas bien siente miedo a sentirse atado a una silla sin poder moverse o pensar como hacer mejor las cosas.

La relación en el trabajo es muchas veces una tensión sorda y constante, cuando no una lucha abierta, en la que las partes parecen no tener nada en común.  En el fondo al trabajador se le considera un menor de edad y se le administra, se le maneja, se le tutela.

Al trabajador no se le administra, se le dirige, se le orienta a ser mejor las cosas y sobre todo a ser mejor persona.

Hay quienes piensan que en el trabajo el hombre no puede ser plenamente hombre y que su realización solo es posible en el tiempo libre.

El trabajador, aún el más modesto, es un ser humano y, por ello, digno.

Entra en la empresa con la esperanza de ser tenido en cuenta, de desarrollar sus facultades, de dar lo mejor de si mismo, de ser alguien.

El hombre se hace verdaderamente hombre, trabajando.  Es falsa la disyuntiva popular de “vivir para trabajar” o “trabajar para vivir”, solo se vive plenamente, racionalmente cuando se trabaja.

Sentirse útil es lo que le da sentido a su vida, vive con la ilusión de dar lo mejor de si para obtener un bien mayor.

Para que la empresa pueda cumplir su papel en el propósito de la superación de sus hombres debe comenzar por lo más elemental, ósea que existan los factores denominados de mantenimiento primarios o de higiene, según la terminología de Maslow y Herzberg.

La participación funcional como la posibilidad de realizar una labor mas creativa, de tener una función directiva en su trabajo y de ver los resultados tangibles de su intervención, hace que el hombre se considere útil y valioso, y ello le impulsa a dar lo mejor de si mismo y a superarse.

No solo basta con promover la solución de problemas, es necesario despertar en el trabajador ese orgullo por el trabajo, el sentirse parte de algo y sobre todo que deje un legado importante para que las futuras generaciones los recuerden con respeto y dignos de ser imitados en su entusiasmo de ser mejores

Cada problema que enfrentamos nos hace un poco más adultos.

Desde el punto de vista del trabajador, un trabajo tiene significado para el si le hace participar en la identificación y solución de los problemas que le afectan.

La participación funcional es un proceso que suele seguir estos pasos: capacitación, comunicación, consulta y toma de decisiones.

Los cursos de capacitación que suelen impartirse en las empresas tienen un valor limitado y que la labor verdaderamente eficaz es la que realiza el jefe directo en su contacto cotidiano con sus subordinados.

Lo mejor que puede hacer un hombre por otro hombre es contribuir en su desarrollo personal, el maestro que enseña ve con satisfacción su tarea cuando el aprendiz emprende el vuelo con la seguridad de fue formado bajo las mas estrictas reglas de compromiso de la formación humana.

La mejor formación es aquella que recibe el aprendiz detrás de un maestro que le enseña su “saber hacer”

El paso mas importante de la participación es el que el trabajador pueda llegar a tomar decisiones dentro de su propio trabajo, sobre el ritmo, forma y modalidades de cómo hacerlo.

La empresa debe propiciar todo aquello que ayude a los trabajadores a ser mejores hombres en todo el sentido de la palabra.

El hombre no es un recurso más dentro de la empresa, es el factor de la empresa, el que hace que las cosas se hagan, es un ser con dignidad.

Excelente aportación de un líder visionario que deja un legado digno de imitar, en nuestro sitio podrás encontrar un compendio de la obra de Don Lorenzo Servitje: Su visión humanista, el secreto de éxito. *

Fragmentos de la conferencia pronunciada por Lorenzo Servitje Sendra en COPARMEX Nuevo León, marzo 8 de 1978.

* Las letras cursivas son comentarios del autor de este blog.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *